Los niños y los ángeles

Los niños y su relación con los ángeles.

Videncia pura te cuenta la particular unión que tienen los pequeños con estos seres celestiales.

Los niños y los Ángeles.

Cada vez que tengo la linda oportunidad de tener una sesión con niños, me sorprendo de la claridad y especialmente la seguridad con la cual ellos describen sus experiencias con los seres de luz y cómo éstos se presentan ante sus ojos o a través de sus sueños.

Cuando Jesús dice en la Biblia que debemos ser como los niños, entiendo esta analogía como una manera de darnos a entender que los adultos debemos recordar y mantener la transparencia del alma, la inocencia y la facilidad para perdonar y olvidar que ellos tienen, lo cual les proporciona una ‘envidiable’ paz interior.

Los niños no mienten. Ellos dejan que su corazón sea el que se exprese. Cuando los escucho hablar de sus experiencias personales con los ángeles se puede ver claramente en sus ojos la originalidad y sinceridad de sus palabras.

No titubean. Simplemente, las comparten sin tener la prevención de si los adultos vamos a creerles o no, ya que para ellos no existe la duda de si es verdad o no. Es verdad.

Es por ello que para los ángeles es tan fácil entrar en contacto con los niños, especialmente quienes están entre los 0 y los 7 años de edad, ya que no tienen aún ningún bloqueo mental o social que les impida recibir la energía de los seres de luz.

Si tú, como padre has sentido o visto que tu hijo ha tenido alguna experiencia ‘diferente’, préstale atención. Conversa con él sobre el tema. Pregúntale qué ha visto o sentido y mantén en lo posible una actitud objetiva e imparcial.

Pídele que dibuje los ángeles que haya podido ver en sueños o cuando está despierto. No lo juzgues, pues si lo haces, esto posiblemente creará una prevención en el niño que hará que le sea difícil continuar compartiendo sus vivencias.

No olvides que el apoyo emocional de los padres es absolutamente fundamental para que los hijos no creen miedos en sus vidas.

Pide la asistencia de los arcángeles Miguel y Metatrón, quienes dentro de sus tareas se encuentra la de ayudar a los niños que mantienen sus canales de comunicación abiertos a entender la información que reciben de una manera tranquila y clara.

Pide a los ángeles guardianes de tu hijo que te guíen y que trabajen conjuntamente con tus propios ángeles guardianes para que tú como padre puedas entender lo que sucede y de esa forma puedas guiar al niño de la mejor forma posible.

Y compra un cuaderno o diario especial para que tu hijo escriba o dibuje aquello que comparte con sus ángeles. Revísenlo conjuntamente. Esto puede ser divertido y a la vez es un registro que los ayudará a ambos a entender el maravilloso proceso de acercamiento con los seres de luz.

Conoce así de manera cercana cómo es que estos maravillosos seres celestiales pueden comunicarse con tus pequeños y ayudarlos en el buen camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *