Crecimiento profesional.

Consejos angelicales para el crecimiento profesional.

Videncia pura te comparte por qué debemos animarnos a pedirle abundancia a Dios y los ángeles.

Crecimiento profesional

En muchas ocasiones he escuchado personas decir que pedir a Dios o sus ángeles por una ayuda en la consecución de ingresos o trabajo es «pecado», pues no está bien pedir por lo material. Aunque en ningún momento pretendo contradecir las creencias de cada quien, quisiera compartir una enseñanza que recibí por parte de los ángeles al respecto.

«Aquello que sabes hacer es un don que Dios te ha regalado y a la vez es una herramienta que puedes utilizar para subsistir en el mundo material que habitas. Por estar en él es lógico que requieras de lo material para vivir, así que no temas pedir por el crecimiento y la abundancia».

Prestando atención a estas palabras, vemos cómo los ángeles mencionan el don que cada uno hemos recibido través de aquellas habilidades con las que contamos para poder buscar un futuro material.

Si bien es cierto que por el otro lado hay factores externos que pueden retrasar o afectar de alguna manera nuestros logros (como la recesión mundial actual), también es importante aclarar que a pesar de ello los ángeles nos dicen que hay abundancia y que no debemos dejarnos ‘contagiar’ por esos pensamientos de miedo y escasez.

Para alcanzar el crecimiento profesional, los ángeles resaltan los siguientes puntos:

  • No olvidar nunca que esos logros se reflejen en un servicio que ayude a los demás. Es decir, que no sea un éxito con un fin individualista o egoísta sino de servicio (en otras palabras, que esté conectado o relacionado con nuestra misión de vida).
  • Que dicho éxito contribuya al bien general de la empresa o compañía donde te desempeñas y no busques solamente llenar una ambición personal.
  • Que la consecución de ese éxito no sea para ganar una ‘competencia’ laboral con otra persona o no implique el hacer daño a otros para alcanzarlo.
  • Que sea algo que se desea desde el corazón, con amor, honestidad y, especialmente, humildad.

Es importante pedir a Dios con Fé, sin angustia. Si mantienes esa actitud, tendrás la disposición para acudir a los ángeles y su energía de amor y fortaleza. Para recibir ayuda en los aspectos laboral y profesional, puedes acudir a los siguientes seres de luz…

– Arcángel Gabriel: Si piensas cambiar de profesión (préndase una vela blanca).

– Arcángel Uriel: Para tener mayor claridad mental para tomar buenas decisiones; si te encuentras en una inestabilidad laboral, pasando de un trabajo a otro (vela amarilla o morada).

– Arcángel Chamuel: Para conseguir un nuevo trabajo o actividad. Si te sientes sin fuerza (sin amor propio) para seguir adelante (vela rosada).

– Arcángel Miguel: Para que te muestre el camino que más te conviene recorrer, para que nos «encarrile» (vela azul o dorada).

– Arcángel Jehudiel: Su nombre significa «Alabanza de Dios». Él puede ayudarnos a conseguir un muy buen trabajo (prende una vela violeta oscura o azul oscura).

Para finalizar, quisiera compartir un ejercicio enseñado por los ángeles para estimular la parte financiera. Recuerda: todo radica en la Fé. Esta es la clave y la que hace que las cosas se den:

  • Enciende dos velas: una verde y una amarilla. Escribe tus intenciones financieras y léelas en voz alta en frente de cada una de las velas. El verde representa el dinero como tal y el amarillo la abundancia.
  • Pide a Dios y sus ángeles de la abundancia y la prosperidad que te permitan alcanzar tus sueños, si son convenientes para ti. Si no lo son, que te muestren cuál es el camino que más te conviene para alcanzar dicha prosperidad. Siempre busca estar abierto a dejarte guiar.

Estas velas han de durar 7 días cada una. Luego, a los 7 días, repite el mismo ejercicio y luego vuélvelo a hacer a los 7 días. Es decir, serán tres tandas de a 7 días cada una hasta completar 21 días.

Al día 21, quema con mucho cuidado el papel donde escribiste tus intenciones o deseos con la convicción de que Dios y te ha escuchado y te concederá la prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *